Ohio & Michigan's Oldest and Largest Latino Newspaper

Since 1989

 

L

 

    media kit    ad rates    classified ad rates    about us    contact us

       

La Prensa Home

Upcoming Events

La Prensa Photos

La Prensa Links

LatinoMix Radio

La Prensa Scholarships

Directory of Latino Businesses and Services

La Prensa Obituaries

La Prensa Classifieds

Past La Prensa Stories

Submit a Letter to the Editor

La Liga de Las Americas



Comentario de parte de Ricardo Urrutia

Hace dos semanas 33.000 trabajadores de trenes y motoristas de buses se pusieron de huelga en la ciudad de Nueva York.  La huelga empezó cuando los líderes del sindicato y la agencia de transportación no se pudieron poner de acuerdo con respeto al contrato de los trabajadores. 

Esta huelga tiene mucha significancia.

El alcalde de la cuidad inmediatamente se puso a la ofensa y ataco a los lideres del sindicato y los trabajadores.  Dijo que eran unos tacaños, que eran gamberros, y que estaban quebrando la ley.  Culpo a los trabajadores y sus líderes por millones de dólares que la economía de Nueva York supuestamente perdió. 

En dos cosas estoy de acuerdo con el alcalde.

Numero uno: el sindicato quebró la ley.  Esto nadie lo puede negar.  Si, el tiene toda la razón del mundo. 

Numero dos: la huelga afecto a millones de trabajadores en Nueva York.  Otra vez.  Estamos de acuerdo.

Pero hay unas contradicciones que me estan molestando como ustedes no se imaginan.  Aquí les presentare algunas. 

Yo fui creado en Nueva York y llegue a visitar a mis padres el día después que se termino la huelga.  Naturalmente conversamos con respeto a esta tema. 

Mis padres tomaron la misma posición que el alcalde de Nueva York.  Se quejaron de la huelga y dijeron que fue una injusticia de parte de los trabajadores sindicalizados.  Mis padres me preguntaron ¿Porque deberían de sufrir millones de trabajadores en Nueva York por las demandas de 33.000 sindicalistas?  Tanto como el alcalde, mis padres notaron que fue una huelga “ilegal” y que esos trabajadores hacen buenos salarios entonces ¿para que se quejaban? 

Decidí darles una respuesta pública porque me hubiera gustado tener esa conversación en frente de la gente que lee mis comentarios.    

Para empezar, el alcalde de Nueva York es un billonario.  No millonario con “M”, BILLONARIO con “B”.  B-grande.  El alcalde no se enojo porque la cuidad estaba “perdiendo dinero”.  Algunos analistas financieros de Nueva Cork comentaron que el dinero que se pierde por la huelga se recupera al encontrar formas alternativas de transportación, comercio, comunicaciones, etc.  El verdadero problema es que los trabajadores sindicalizados le estaban dando un muy mal ejemplo a millones de otros trabajadores. 

Su huelga anuncio que si se organiza un sindicato los trabajadores pueden mejorar sus trabajos y hacer demandas.  Anunciaron que un sindicato puede paralizar unas de las ciudades más importantes del mundo.  También anunciaron que las hay leyes laborales que son tan injustas que se deben de ignorar. 

Si, mis padres tienen razón.  Esos trabajadores hacen buen dinero.  Hacen suficiente dinero para poder comprar casa, mandar a los hijos a la universidad y vivir una vida más o menos cómoda. 

No entiendo porque eso los hace “tacaños”.  ¿No son esas las comodidades que todos queremos y merecemos?  Un buen salario, beneficios de salud, educación, pensión, salud y seguridad en el trabajo, etc. 

¿Es crimen demandar estas cosas?

No se.

¿Que piensan?

¿Ustedes van a dejar que un alcalde billonario les diga quien es tacaño?

Desafortunadamente mi mama no tiene un genio como hijo. 

Pero tan poco tiene bruto.  

Al decir eso, yo tengo que anunciar que ¡No, no vamos a dejar que un alcalde billonario nos diga quien es tacaño!

La huelga también hizo otro anuncio que no recibió tanta atención en la prensa.  Una gran parte por la cual el presidente del sindicato, Roger Toussaint fue presentado como líder militante en la prensa es porque los trabajadores se lo demandaron.  La presidencia de Toussaint no ha sido tan radical como lo presentaron algunos periódicos en Nueva York.  La verdad es que hay un movimiento de miembros dentro el mismo sindicato que le pone presión al presidente para que represente a los miembros apropiadamente. 

Si, la huelga fue ilegal.  Pero las leyes que gobiernan las acciones laborales de ese sindicato fueron implementadas solo porque los oficiales elegidos de Nueva York vieron la fuerza de esos trabajadores anteriormente.   

Como les dije antes.  No soy genio y no soy entupido.

¿Me van a decir que esa ley es justa? 

¿Cuándo las leyes fueron creadas explícitamente para quitarle el poder al sindicato para que los trabajadores no hicieran tantas demandas?

No. 

No son justas.

Si mis padres y otras personas que culparon a los trabajadores deberás se querían quejar ¿porque no llamaron al alcalde billonario de Nueva York para demandar que no les quite los salarios justos a los trabajadores y que negociara con dignidad? 

¡Claro que ese alcalde se va poner en contra del sindicato! 

En cada parada de tren y bus esos trabajadores pudieron anunciarles a otros trabajadores que al organizarse se pueden hacer demandas del patrón y de los líderes sindicales. 

¿Que alcalde billonario dejaría que los trabajadores oyeran eso?

Cuando traducimos los anuncios del sindicato a español, quedamos con un mensaje diseñado para nuestra comunidad.  Para nosotros esa huelga nos dice que nos organicemos en los restaurares, en construcción, en jardinería, en fabricas, en fincas, en escuelas, contra la política anti-inmigrante, contra los Minutemen, lo que sea.  

Esto no es teoría.   

En 1981 el presidente Ronald Reagan les anuncio a las empresas gringas que podían destruir los sindicatos y que el no iba interferir.  Reagan anuncio esto cuando el mismo despidió 13.000 controladores aéreos durante una huelga ilegal.  Aunque Reagan tomo esa acción “legalmente”, la despidida de 13.000 trabajadores por el presidente de los estados unidos funciono como una señal para las empresas.

Las empresas pusieron mucha atención. 

No tomo mucho tiempo para que declaran guerra contra los trabajadores de Phelps-Dodge, Greyhound, Hormel, Eastern, Continental Airlines e International Paper.  Los 80s fueron unos años muy difíciles para los sindicatos estadounidenses. 

Bueno pero ahora a nuestra comunidad le ha llegado evidencia que hay fuerza al organizarnos.    

¿Listos?

 

 

BACK

 

 

Google
Web laprensa

 

«Tinta con sabor»     Ink with flavor!

 

   

Spanglish Weekly/Semanal

Your reliable source for current Latino news and events providing English and Spanish articles

 

Culturas Publication, Inc. d.b.a. La Prensa Newspaper

© Copyrighted by  Culturas Publication, Inc. 2005